Biblioteca de Alejandría

Biblioteca de Alejandría
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

martes, enero 10, 2012

Reto: Personajes literarios VIII

El punto número 8 es mostrarle mi personaje literario misterioso favorito, y, después de una batalla entre dos clásicos, tuve que ser sincera y decantarme por:

Edward Fairfax Rochester de la novela Jane Eyre escrita por Charlotte Bronte



Citas:

"Conste, de una vez para siempre, que no quiero tratarla como a un inferior..., es decir -corrigió en seguida-, únicamente con la superioridad que me dan veinte años más de edad y cien años más de experiencia."

¿Porqué es mi favorito?
El señor Rochester, es uno de esos grandes hombres señoriales que han probado todo lo que el mundo puede ofrecer, sin reprimirse. Desde muy joven, se vió atado a una suerte vil y por ello - como él mismo lo dice, varias veces - se entregó a la disipación. Por decirlo así, llega su momento de redención con la llegada de Jane Eyre, la cual, a pesar de haber vivido encerrada y reprimida, es una jovencita poco convencional, inquieta y curiosa, con ingenio e inteligencia. Absolutamente fuera de lo común, como él mismo se lo dice.

Al señor Rochester le queda el nombre de misterioso a la medida: el misterio de la niña que vive con él, el misterio de su mansión, de su pasado, de lo complejo de su personalidad, el sí quiere a Jane Eyre o no (aquí hacemos mención especial de Blanche Ingram y voy a deslizar una palabra para el señor Rochester: ¡Jodéte, como te atreves!, solamente eso, fuera de ello, solo tengo palabras dulces para él), el hombre es misterioso desde la primera vez que aparece en la novela, por lo que, le queda perfecto el título.

Fragmento:

"-Amiguita mía -dijo, con tono totalmente distinto, ya sin dulzura ni gravedad algunas, sino con sarcasmo y dureza-: ¿ha notado usted la tierna inclinación que experimento hacia Blanche Ingram? ¿Cree que si me caso con ella me regenerará?
Se levantó de pronto, se alejó hasta el extremo del sendero y volvió tarareando un cantar.
-Jane -dijo-: está usted palidísima. ¿No abomina de mí, que la he hecho pasar la noche en vela?
-No, señor.
-Confírmelo con un apretón de manos. ¡Qué frías las tiene! Estaban mucho más cálidas esta noche, a la puerta de la habitación misteriosa. ¿Cuándo volverá a velar conmigo otra vez?
-Cuando pueda serle útil, señor.
-Por ejemplo, la noche antes de mi boda. Estoy seguro de que esa noche no podré dormir. ¿Me promete usted sentarse entonces a mi lado haciéndome compañía? A usted puedo hablarle de mi amada, puesto que la conoce.
-Sí, señor.
-Blanche es admirable, ¿verdad?
-Sí, señor.
-Robusta, alta, morena, con un cabello como debían tenerlo las mujeres de Cartago... ¡Caramba! Dent y Lynn están ya en las cuadras.
Se fue por un lado, yo me fui por otro y a poco le oí hablar diciendo tranquilamente:
-Mason se ha ido hoy antes de salir el sol. Me levanté a las cuatro para despedirle."

Sólo puedo decir dos cosas: me admira la dignidad con la que Jane Eyre oye escuchar de "la otra" y su corazón, porque aún así, hará todo lo posible por el bienestar de su amigo; esta parece una regla implantada en el código genético de una mujer (aparte de aquel que dice que si un hombre te miente una vez, ya no podrás creer en lo que te dice; por lo menos, es la que dice mi código genético): "Sufrir con dignidad"

Como bonus, les dejo el tráiler de la película, es la adaptación más reciente y a mí me ha gustado:



¡Un saludo y nos vemos a la próxima!

Ratings and Recommendations by outbrain