Biblioteca de Alejandría

Biblioteca de Alejandría
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

sábado, junio 09, 2012

Reto: Personajes literarios XIX

Y bueno, desaparecida por casi un mes, les vengo con la recta final del reto de Personajes literarios, que empecé a inicios de año y ahora, me ha tocado escoger a:

Personaje escritor favorito

Y el ganador de esta categoría es:

Jo March de la Saga "Mujercitas" de Louise May Alcott

Lo siguiente debo advertirles que lo he copiado - la única info de ella en todo Internet-, pero por supuesto, daré el crédito correspondiente a mi compatriota al final, empecemos:

Descripción física:

Josephine March, es una niña de quince años, llena de creatividad e inteligencia. Es la segunda de las cuatro hermanas March, y aunque probablemente no tan bella como Meg, si tenía características agradables:
 Jo, que tenía quince años, era muy alta, esbelta y morena, y le recordaba a uno un potro; nunca parecía saber qué hacer con sus largas extremidades, que se le atravesaban en el camino. Tenía la boca decidida, la nariz respingada, ojos grises muy penetrantes, que parecían verlo todo, y se ponían alternativamente feroces, burlones o pensativos. Su única belleza era su cabello, hermoso y largo, pero generalmente lo llevaba descuidadamente recogido en una redecilla para que no le estorbara; los hombros cargados, las manos y los pies grandes y un aire de abandono en su vestido y la tosquedad de una chica que se hacía rápidamente mujer a pesar suyo.
Capítulo 1, El juego del peregrino 

Personalidad:

Nuestra Jo es todo lo contrario a lo que una jovencita de su tiempo debía de ser, es totalmente diferente a sus hermanas, y aun con un buen corazón, con ella siempre nos reímos, ya que vemos como muy seguido ella hace cosas que no harían las damitas de su época, como llamar a sus vecinos lanzándoles bolas de nieve...
 "Allá está -pensó Jo -. ¡Pobre chico! ¡Completamente solo y enfermo en un día tan triste! ¡Qué lástima! Arrojaré una bola de nieve y cuando mire le diré algo para animarlo.” Allá fue la pelota de nieve y al momento el chico volvió la cabeza, mostrando una cara que perdió su aspecto de tristeza, con ojos que se alegraban y labios que sonreían. Jo hizo una señal, rió y agitó la escoba mientras gritaba:
-¿Cómo está usted? ¿Está enfermo?
Capítulo 5, Como buenos vecinos

Quemarle los rizos a su hermana...

Meg quería hacerse unos bucles y Jo se encargó de retorcerle con las tenacillas los rizos atados con papeles.
-¿Tienen que oler así? -preguntó Beth desde su asiento sobre la cama.
-Es la humedad que se seca -respondió Jo.
-¡Qué extraño! ¡Huele a plumas quemadas! -observó Amy, arreglando sus propios hermosos bucles con aire de superioridad.
-¡Ahora voy a quitar los papelitos, y verás que bucles! –dijo Jo dejando las tenacillas.
 Quitó los papelitos, pero no aparecieron los bucles esperados, porque el pelo se había adherido al papel y lo había arrancado con él.
-¡Oh, oh, oh! ¿Qué has hecho? ¡Me has estropeado el pelo! ¡No puedo ir! ¡Mi pelo! ¡Mi pelo! -exclamó Meg, mirando los rizos desiguales sobre su frente.
Capítulo 3, El baile de Año Nuevo

O vender su cabello...

-Hija mía, ¿dónde has obtenido esto? ¡Veinticinco dólares! Jo, espero que no hayas hecho nada imprudente.
-No; lo obtuve honradamente; no lo he mendigado, ni pedido prestado, ni robado. Lo he ganado; y no creo que me reñirás, porque no hice más que vender lo que me pertenecía.
Al decir esto, Jo se quitó el sombrero y vieron con asombro que su abundante cabellera había sido cortada.
 - ¡Tu cabello! ¡Tu hermoso cabello! Jo, ¿cómo has podido hacerlo? ¡Tu única belleza! Hija mía, no era necesario... No pareces mi Jo, pero te quiero muchísimo por ello.
Capítulo 15, Un telegrama

Jo es decidida y amante de la aventura, y aunque no tan bella, lo que más destaca en ella es su personalidad, ya que hace gala de ella con la más amplia espontaneidad y soltura. Se siente reprimida con el hecho de ser mujer, porque al ver a su padre lejos de casa a ella también le gustaría estar peleando en la guerra junto a él, por lo cual constantemente se molesta por no ser un hombre, y tener que crecer para convertirse en una señorita...

Detesto pensar que he de crecer y ser la señorita March, vestirme con trajeslargos y lucir primorosa. Ya es bastante malo ser chica, gustándome tanto los juegos, las maneras y los trabajos de los muchachos.  No puedo acostumbrarme a mi desengaño de no ser muchacho, y menos ahora que me muero de ganas de ir a pelear al lado de papá y tengo que permanecer en casa haciendo calceta como una vieja cualquiera  -y Jo sacudió el calcetín azul, el color del ejército, hasta sonar todas las agujas, dejando rodar el ovillo hasta el otro lado del cuarto.
Capítulo 1, El juego del peregrino 

Amor por los libros:

Algo que representa mucho a Jo es su amor por la literatura, ella (cuando no está haciendo alguna travesura) se la pasa leyendo y escribiendo, disfrutando intensamente de cada palabra y cada línea que escribe y lee. Un ejemplo es cuando Meg la encontró llorando en el ático por el libro que estaba leyendo El heredero de los Redclyffe,  o el infortunado accidente en el cual Amy quema un libro escrito por Jo, y ésta (tan bella nuestra Jo), casi mata a su hermanita del enojo!!

Comentario personal:

Recuerdo que siendo muy pequeña, leí y ví el libro y la película respectivamente de "Mujercitas" y siempre, siempre, me identifiqué con Jo March de inmediato y es que, ¡ella y yo somos como dos gotas de agua!, leerla es como leerme a mí y debo confesar lectores, que me siento muy orgullosa de cómo soy, porque, eso es precisamente lo que nos hace tan únicos...

Les dejo con una frase final:

Las niñas son verdaderos arcángeles y yo. . ., pues soy Jo, y nunca seré otra cosa.
Capítulo 16, Cartas

Fuente de la información: La Duquesa Lectora Indiscreta

¡Un saludo, gente linda, espero les haya gustado mi elección!



Ratings and Recommendations by outbrain