Biblioteca de Alejandría

Biblioteca de Alejandría
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

viernes, noviembre 03, 2017

Sacha Mary Rotpirks: Una vida desafortunada (Novela autobiográfica)

Buenas tardes, gente bonita. ¿Cómo están? Pues, es verdad que he tardado en volver por acá (y paradójicamente, mis seguidores en mi blog y en la Fanpage no dejan de crecer, ¿a qué es curioso?) y... gracias a que he vivido otro evento que yo llamaría "desafortunado", como suele pasarme muy seguido en mi magnífica existencia llamada VIDA, he decidido sacar fuerzas de flaquezas. ¿O sea? Convertir esos eventos en una novela autobiográfica (con los nombres cambiados, por supuesto) para gusto de mis lectores. ¿Les gustará? Espero que sí. Lo escribiré de manera divertida, con todo y mis pensamientos para que se rían un rato. Pero a ver que no soy buena para la comedia, les juro que mis chistes son pésimos (en el mejor de los casos, y pierdeamigos, en el peor). O quizás, lo único que quiero es hacer catarsis, en fin. Si lo leen, espero les guste. :) 

Las primeras historias se tratarán de mi más reciente no-embrollo cuasiromántico - hasta la fecha, porque la historia no concluye, ¡se los juro! - la primera parte de esta historia, se llamará: "Primeras no-impresiones". ¡Aquí vamos!


Nota: En subtítulos, están mis pensamientos vale. Sí, yo soy la protagonista (ego). 

"Primeras no-impresiones"

Era un nuevo año y gracias a que me había matado trabajando en tantas cosas desde que tenía 8 años, había sido seleccionada para un programa de Jóvenes patrocinado por empresas grandes. Una muy buena oportunidad. ;) 

Ese día, estaba preparándome para no salir, andaba con mi ropa "de estar en casa" (mi padre la llama "ropa de vagabunda"), encendí mi cel caro (que yo uso como tablet, no lo saco de casa) y, revise mis correos. Mientras los revisaba, vi uno que era del programa, lo abrí y decía: 

Felicidades, has sido seleccionado para el programa tal-tal-tal, la reunión informativa se efectuará el día de hoy a las 2:30 p.m. para continuar con el proceso de selección, se realizará en dirección tal-tal-tal-. Favor confirme su asistencia. 

Saludos. 

Correo enviado: 10:30 a.m. (del mismo día)

Fue en ese momento, que mi cerebro hizo unas conexiones rápidas:
El día de la selección: Ese mismo día. 
Yo. Seleccionada. Debo ir o pierdo todo. 
Veo la hora: 2:10 p.m.
¡Tengo 20 minutos para atravesar la ciudad! 

Lo primero que hice fue correr a mi habitación a cambiar de ropa, me puse - literal - lo primero que encontré, luego grité a mi hermana Amy a que llamara un taxi para que me fuera a dejar al otro lado de la ciudad. Saque un poco de dinero de mis exiguos ahorritos y llegó el taxi. Me subí. 

- ¿Adónde vamos, señorita?
- Vamos a tal-tal-tal. Solo le voy a pedir un favor, tengo que estar allá a las 2:30 p.m. así que, ¿podría por favor ir lo más rápido que pueda, pero sin matar a nadie, ni romper la ley?
El taxista se rió. A ver que cuando no quiero ser graciosa, lo soy.

Y en efecto, a pesar de llegar 10 minutos pasada la hora, aún así, logré entrar, ¡bien!

Les diré que el lugar de la reunión, era de cinco estrellas y al entrar, era un gran salón con un montón de chicos y chicas (que obviamente, estaban más presentables que su servidora), por lo que se me cayó el alma a los pies.  Y obviamente, todo el mundo estaba sentado, así que, ahí estaba yo. Sin maquillar, sudorosa, con ropa X, buscando un asiento libre para escuchar la introducción de la jornada. Y entonces, vi uno. Pedí permiso (con gran pena) y me senté.

Y entonces, eso que solo pasa en las películas y en los libros cursis con todas las letras, en rosadito y de tres metros mínimo.

Me volteo.

Me había sentado junto al chico más guapo de todo el salón. ¿Cómo se los describo? Era más que obvio que iba al gimnasio. Con la piel blanca y el cabello negro, no lo había visto de frente, pero con mandíbula fuerte - de esos guapos que se ven en la TV - Y estaba vestido con una camisa polo (no recuerdo el color, pasó hace meses) y pantalones... ¿caqui?

¿Quién demonios usa pantalones caqui?, ¿es en serio? Esos pantalones solo se los he visto a los chicos ricos en series tipo Gossip Girl. En mi pueblo, ningún hombre se atrevería a usar pantalones de ese color, debe ser muy seguro de su hombría. 

A ver que fui tan obvia en mi examinación, que noté que el pobre se había dado cuenta, pero no me dió la cara, sino que, siguió concentrado en el discurso de la persona del frente, así que, tuve un poco de recato y deje de verlo.

La presentación estuvo interesante, pero luego, les seguían las entrevistas para continuar con el proceso y pasaríamos en grupos, por la gran cantidad de personas que había. Así que...

Así es. Las personas sentadas cerca, pasabamos juntas a hacer la entrevista, en el mismo grupo.

A ver que en mi país, hay tantos tipos de tías como de colores y todas reaccionamos diferente. Hay quienes cuando ven a un guapo, se le pegan y las hay otras como yo, que huyen en la dirección contraria porque aprecian mucho su tranquilidad interior. Y... como aclaración, que no todos los guapos que veo, me causan impresión, pero este si que me había hecho cosquillas, ¡y yo en serio, quería pasar la entrevista!

Nos sentamos en el suelo, en grupos de... 10, creo. Y a la par mía (y del otro lado) estaba desocupado, así que, yo estaba más o menos así:

¡Ay, por favor, que no se vaya a sentar aquí!, ¡con un demonio! ¡Que se siente al otro lado, joder!

Pues sí, guapo desconocido se senté a la par mía. Luego, empezaron las entrevistas. Decir que las chicas no babeaban por el tipo, sería quedarme corta. Decir que aparte de guapo, tiene una voz ronca muy sexi, es otra manera de quedarme corta y decir que tiene nombre de telenovela mexicana, es... de nuevo, quedarme corta. Para proteger la identidad del susodicho, llamémosle Daniel Alejandro (así, completo). Les juro que hasta la examinadora se enamoró, ¡le sonreía solo por respirar!

Las preguntas de la entrevista fueron las usuales: nombre, edad, que estudias, bla, bla, bla. Pero, al última, yo sabía - por mi experiencia en entrevistas - que sería la que lo definiría todo.

¿Qué están dispuestos a sacrificar para estar en el programa?

En este punto de la historia, debo decir que tengo un compromiso de matrimonio con la verdad (brutalmente honesta), así que, levanté la mano.

- Creo que la pregunta es: ¿que tantas ganas de estar en el programa tenemos, verdad? - la examinadora me asintió - Ok. Le voy a contar, yo tengo tantas ganas de estar en el programa que... ¿puedo contar una anécdota? - la examinadora me volvió a asentir - Ok. Yo estaba hoy en mi casa, con mi ropa cómoda, lista para pasar la tarde haciendo nada. Encendí mi cel y ví la reunión de ahora y vi eso cuando faltaban como 20 minutos para esta reunión, así que, en lugar de rendirme y quedarme en casa, yo salí a mi cuarto, me cambié de ropa, le grité a mi hermana para que me llamara un taxi y saque mis ahorritos, y eso que ahorita estoy ahorrando cada centavo que tengo, porque no tengo ingresos y me vine así, sin maquillar, toda sudada, con ropa no formal, por que yo en serio quiero estar en el programa, así que, si quieres saber que tanto quiero estar en el programa, pues esa es la respuesta.

Sobra y basta decir que me escogieron y para resumirles la historia, también Daniel Alejandro. Me voy a saltar la parte de la segunda entrevista (que todavía hubo otra) y llegaremos a la parte de la primera clase del programa con los seleccionados oficiales, para que vean que buenas metidas de pata y malinterpretaciones sucedieron, pero bueno...

Espero les haya  gustado (Esto es nada más el contexto, ¡ni se imaginan lo que falta!).

Saludos, gente bonita.

Firma,  


P.D. También puedes encontrarme en Whattpad. ¡Saludos!

sábado, febrero 04, 2017

Reto de lectura librópatas 2017

¡Hola, gente linda!, ¿cómo están? Sí, sé que esto lo tendría que haber subido en enero, pero..., más vale tarde que nunca, ¿cierto? Hace años que no hago un reto de libros, hasta el año pasado, ni siquiera había podido con mi reto de X número de libros, pero en vista de que mi meta es más realista este año, quiero presentarles el reto al que me sumo este año:


¿Y cuál es el reto de lectura Librópatas 2017? Como siempre, el objetivo es leer 24 libros (es decir, dos al mes), pero no 24 libros cualquiera, sino que deben responder a una serie de requisitos. Porque al fin y al cabo, casi todos tendemos a decantarnos por un tipo de obras y autores, y puede haber ahí fuera un universo que espera ser descubierto. Y esa es la vocación del reto.

Estos son los 24 puntos que hay que cumplir:
  1. Un libro que haya sido premiado en 2016.
  2. Una biografía o autobiografía.
  3. Un libro de una escritora de los años 20.
  4. Un libro de un autor contemporáneo que escriba en castellano, pero que sea de un país diferente al tuyo.
  5. Un libro que haya estado prohibido.
  6. Una novela de aventuras.
  7. Un libro ambientado en el último país al que viajaste.
  8. Un cómic de un autor asiático.
  9. Un libro cuyo autor te caiga mal.
  10. Una novela basada en hechos reales.
  11. Un libro de la literatura nórdica (pero que no sea una novela negra).
  12. Un libro escrito en una lengua con otro alfabeto.
  13. Un libro de un autor que murió el año que tú naciste (y si puede ser año y mes, aún mejor).
  14. Un clásico del siglo XIX.
  15. Un libro protagonizado por alguien de la tercera edad.
  16. Una novela de formación (o bildungsroman).
  17. Un one hit wonder (es decir libros de gran éxito, pero cuyo autor no escribió nada más, o el resto de obras apenas se conocen).
  18. Un libro publicado por una editorial de tu región.
  19. Un libro que haya sido llevado a serie.
  20. Un libro ambientado en la edad media.
  21. Una novela feel good.
  22. Un libro escrito por un autor con pseudónimo de otro sexo.
  23. Un libro  de un autor africano publicado en los últimos 10 años.
  24. Un libro protagonizado por un escritor.

¿Me desean suerte?


Ratings and Recommendations by outbrain